fbpx

Testigos del legado de los pozos huérfanos: Una visita guiada con líderes comunitariosEl blog de la reparación de pozos

Alyssa Wallace
Organizadora de campo

Todas las fotos de este post han sido tomadas por Alyssa Wallace.

El jueves 2 de mayo de 2024, un grupo de líderes comunitarios del oeste de Texas organizó una visita guiada a la cuenca del Pérmico para que el personal legislativo y los miembros de la comunidad afectados fueran testigos de primera mano del impacto de los pozos huérfanos en Texas. La mayoría de estos pozos, abandonados por operadores ya desaparecidos, plantean importantes riesgos para el medio ambiente y la salud, y nuestro objetivo era arrojar luz sobre la acuciante necesidad de reparación e intervención política. Cuando nos reunimos en el punto de partida, había una palpable sensación de expectación y determinación entre los participantes, todos ellos deseosos de comprender el alcance del problema y explorar juntos soluciones viables.

Nuestra primera parada fue Santa Rosa Spring, un pozo de agua antaño resplandeciente que ahora está seco debido al volumen de fracturación hidráulica en la zona. El terrateniente Schuyler Wight nos proporcionó fotos de cómo era el manantial de Santa Rosa antes de que se generalizara el fracking en la zona: "Lo que hacemos hoy no es sostenible".

La siguiente parada fue también en la propiedad de Schuyler. Señaló una cabeza de pozo abierta que se utilizaba para la extracción de petróleo. A unos 5 metros de distancia hay un pozo de agua. El Sr. Wight enrolló una cuerda alrededor de una botella vacía y la dejó caer en el pozo de agua, sólo para traerla de vuelta llena de petróleo.

Dennis McBeth, consultor de pozos petrolíferos jubilado, habló de las repercusiones de que los malos agentes no taponen los pozos. Los guías abrieron el turno de preguntas sobre los operadores de pozos y los requisitos de taponamiento.

A lo largo de la carretera FM 1053, los asistentes pudieron ver lo que ocurre cuando un pozo mal taponado o destapado sirve de vía para que el agua se desplace a otras formaciones. El Departamento de Transporte de Texas gastó millones de dólares para taponar el pozo y arreglar la carretera.

Se mostró a los asistentes el lago Boehmer. Inmediatamente, el grupo no sólo pudo ver la magnitud del problema, sino también olerlo. El Sr. Wight explicó que, en un principio, el pozo que arrojaba aguas tóxicas estaba destinado a la producción de petróleo o gas, pero que después se convirtió en un pozo de agua y se dejó desconectado. Hipotéticamente, el formulario P-13 de la Comisión de Ferrocarriles establece que si el tapón de un operador de pozos falla en algún momento, son responsables de volver a tapar el pozo. Si el operador ha quebrado y ya no opera, el pozo podría considerarse huérfano y la Comisión de Ferrocarriles sería responsable de taponarlo. Sin embargo, la RRC ha dejado constancia de que los propietarios son responsables de taponar los pozos, incluso si falla el tapón del operador, lo que supone una carga desproporcionada para los propietarios.

La visita sirvió para recordar la importancia de abordar la cuestión de los pozos huérfanos y la necesidad crítica de una intervención política para evitar más riesgos medioambientales y sanitarios. Los debates dirigidos por líderes comunitarios, propietarios de tierras y expertos del sector arrojaron luz sobre la complejidad del problema y pusieron de relieve la urgencia de colaborar para encontrar soluciones sostenibles que permitan avanzar. Al reunirse y compartir conocimientos y experiencias, el grupo dio un paso importante hacia la concienciación y la defensa de las medidas necesarias para mitigar el impacto de los pozos abandonados en Texas.

Noticias relacionadas